Un Planetario Espacial

Este verano, tras un año de break, hemos vuelto al Planetario de Castelló con actividades para toda la familia. Este lugar siempre ha sido muy especial para nosotras porque se encuentra en un lugar incomparable al lado del mar y porque aquí es donde Baobab comenzó a llevar a cabo sus primeros talleres allá por 2016.

Durante los jueves de julio y agosto hemos llevado a cabo talleres lúdico-científicos donde hemos hablado sobre planetas, galaxias, lluvia de estrellas, eclipses, etc. Hemos hecho manualidades, experimentos y hemos disfrutado de nuestro espacio de BaoCuentos y Bao Juega.

Estas actividades han tenido como objetivos:

  • favorecer la relación intergeneracional

  • acercar la ciencia al público familiar de manera amena y lúdica

  • proporcionar un ocio creativo, alternativo y de calidad

  • crear un espacio de interacción familiar y fortalecer los lazos familiares a través de nuestra actividades

Aquí os dejamos alguna de las fotos de este verano.

Desde Baobab queremos dar las gracias a todas las familias que nos habéis acompañado este verano, sin vosotros este trabajo no sería lo mismo. Gracias por las palabras de agradecimiento y de animo para seguir adelante con nuestro trabajo.

Desde Baobab queremos dar las gracias al personal del Planetari de Castelló por facilitar nuestro trabajo este verano y ayudarnos en todo lo que hemos necesitado para llevar a cabo nuestras actividades de una manera correcta.

Agradecer también al Negociado de Cultura del Ayuntamiento de Castelló y al Planetario por la confianza puesta en Baobab Oci Creatiu para llevar a cabo estos talleres durante los meses de verano en un marco tan inigualable como es el Planetari de Castelló. Muchas gracias.

Un abrazo, hasta septiembre

Gracias por acompañarnos este tiempo, Baobab Espai Comunitari  (BEC), ha nacido y está creciendo poniéndose fuerte para andar con gracia y prestancia por el camino de sus metas a lograr.

Por eso vamos a proponeros un abrazo, pero en el que pongamos toda nuestra conciencia, esos de iniciar complicidad mirando a los ojos, y luego acercarse abriendo los brazos, haciéndonos conscientes que estamos exponiendo nuestro corazón a coincidir con el corazón de la otra persona y no será de medio segundo; sino del tiempo que sientas que necesite.  Lo puedes personalizar con lo mejor de ti.

Nosotras te abrazamos y nos vemos en septiembre en este blog.

Asombro: modo de descubrimiento y aprendizaje

Seguro que muchas veces hemos escuchado que los niños y niñas de ahora ya no son como los de antes, que se aburren con todo. ¿Cómo hacemos para motivarlos? Les ponemos dvds, juegos interactivos en las tablets, en los móviles, televisiones enormes….Pero ya nada les motiva ni les asombra, parece como que todo ya esta descubierto e inventado para ellos/as.

Si observamos a los peques de corta edad, éstos se asombran con las cosas mas sencillas y simples, detalles del día a día que para ellos son descubrimientos espectaculares. El motor de motivación del menor en estas edades tempranas va a ser el asombro.

El asombro es lo que les origina interés y va a ser su motor de descubrimiento, de aprendizaje y su forma de conocer el mundo. Las cosas pequeñas, las cosas naturales, van a ser su modo de ir descubriendo su entorno. Una estimulación natural va a ser lo único que necesiten para ir aprendiendo, para satisfacer su curiosidad y convertirse en una persona autónoma. Las personas adultas solo tenemos que proporcionar un entorno favorable al descubrimiento, nos dice Catherine L’Ecuyer autora del libro “Educar en el asombro”. Libro sobre el que está inspirado la entrada de hoy.

Muchas veces he oído a mamás y papás que me dicen “Me han dicho que tengo que estimular a mi peque”. Si hacemos esto estamos quitandoles la capacidad de asombrarse y descubrir las cosas por si mismos/as, suplantamos el asombro por un estímulo que igual no es ni natural, por ejemplo poniendoles pantallas delante de sus ojos a edades muy tempranas. Lo que ven en esas pantallas no tienen una correlación real con la realidad. Al final el peque se acostumbra a esa pantalla, “se apalanca” y pierde todo interés por seguir descubriendo el mundo por si mismo, le genera falta de deseo y esto conlleva el aburrimiento.

Dando un pasito mas…Nos hemos dado cuenta que los y las peques nos hacen, se hacen, preguntas imposibles de responder. Como por ejemplo ¿Y dónde está enchufado el sol? O ¿Porqué no llueve para arriba? Con estas preguntas no están pidiendo o reclamando una respuesta inmediata. Hay veces que se puede responder y hay veces que no, las veces que no, no pasa nada. Ellos y ellas seguirán investigando y “filosofando”. Hay veces que se dice “que están perdiendo el tiempo” pero es en esos momentos cuando están descubriendo su mundo y su realidad. Son inquietos/as y quieres descubrir cosas nuevas. Aquí es muy importante que les proporcionemos un entorno adecuado para que puedan seguir investigando y filosofando.

Y ahora me viene otra pregunta. ¿Habéis visto esas zonas de recreo para peques? Hace poquito estaba con unos peques de 10 y 7 años en la piscina de su urbanización. Piscina con césped artificial, ni un solo árbol alrededor, alguna planta medio seca y poco cuidada, un parque con columpios y toboganes de plástico y suelo de plástico de ese que cuando se calienta huele a goma quemada. Creo que os podéis hacer una idea de la imagen que tenía ante mis ojos, porque es la imagen mayoritaria de nuestros espacios de recreo en la ciudad. Bueno y aquí es donde me surgía la pregunta. ¿Esto es un entorno favorable para el descubrimiento? Y mi respuesta fue, como la que creo que habréis deducido, que no, que no lo era. Los entornos en las ciudades no son muy proclives al descubrimiento, pero hay cositas que están cambiando y se está haciendo por hacer ciudades mas amables.

En la próxima entrada en la que seguiré ampliando el tema del asombro, que me tiene asombrada, os contaré como la naturaleza es un entorno inmejorable para asombramos, tanto grandes como peques.

Entrada escrita por Laura Casla

Día Internacional de la Persona Refugiada

Ayer era el día Internacional de la Persona Refugiada.

El pasado martes asistimos a la presentación del informe anual que realiza Comisión española de ayuda al refugiado, CEAR (ya son 16 presentados), sobre Las personas refugiadas en España y Europa, y nos encontramos con la asistencia muy por encima de lo que ha sido habitual en otros años, es un “tema de actualidad”.

A 30 de junio de 2017, según los datos de ACNUR, había más de 70 millones de personas desplazadas de manera forzada debido a conflictos, la persecución y la violencia. Se trata del mayor éxodo registrado jamás, que tiene Oriente Próximo, África subsahariana y países asiáticos como Afganistán o Myanmar sus principales regiones de origen.[a]

La travesía del Mediterráneo es la ruta migratoria más peligrosa del planeta, su causa, la progresiva impermeabilización de las fronteras y la apuesta por medidas cada vez más contundentes de externalización del control de las migraciones. Las fronteras europeas se han convertido en el escenario de graves violaciones de los derechos humanos.

El sistema de protección internacional, tanto en lo referido a la tramitación de las solicitudes como a los programas de acogida e inclusión, está colapsado. A finales de febrero 2018, 42.025 personas aguardaban en España (siendo el sexto país de Europa en solicitudes de asilo 31.120) la resolución de su expediente, la respuesta que condicionará su presente y su futuro. Las esperas para formalizar la solicitud de protección internacional dentro del territorio español, el año pasado alcanzaron una media de cinco meses, teniendo pésimas consecuencias para las personas, siendo en un 65% resoluciones desfavorables frente a un 35% favorables.

Después de Italia y Grecia, España fue el tercer país de la Unión Europea con un mayor número de llegadas de personas migrantes a sus costas en 2017. Según CEAR ha expuesto en su informe Refugiados y Migrantes en España: Los muros invisibles tras la frontera sur. La respuesta en la llegada de estas personas estuvo caracterizada por la improvisación y la falta de coordinación, así como por lagunas tan graves como la falta de información acerca del derecho a solicitar protección internacional, la no identificación de víctimas de trata y la detención de menores.

Todas las cifras mencionadas anteriormente siguen aumentando.

Es necesaria una política de migración y asilo común realmente comprometida con las personas refugiadas y respetuosa con los compromisos internacionales adquiridos.

También, hacer constancia la preocupante criminalización creciente de aquellas personas y organizaciones que defienden los derechos de las personas migrantes y refugiadas. La difusión de noticias falsas y de un discurso xenófobo y racista a través de las redes contribuye al retroceso del derecho de asilo en la UE.

[a]Debido a conflictos originados por potencias extranjeras para conseguir las materias primas existentes en la zona, por si tuvieron el coraje de decirlo con pelos y señas, sino está bien.

Tras la presentación de todos los datos que os hemos expuesto, tuvieron la oportunidad tres personas refugiadas, de contarnos de manera muy resumida sus experiencias desde porque tuvieron que abandonar sus países y como está siendo su camino hasta hoy, (uno de ellos después de tres años de viajar de un país a otro esperando la regularización burocrática, junto a su esposa y cuatro hijos, lo acababa d conseguir dando paso a la siguiente fase de búsqueda de casa y trabajo). Aporte que consideramos fundamental, las cifras que manejan los Estados, son PERSONAS, y lo olvidados.

No nos quedemos en el pensamiento superfluo y nada proactivo, que debemos admirar a estas personas porque a pesar de todo lo que han pasado siguen dibujando en sus rostros una sonrisa. Nosotros compartimos con ellos un momento muy anecdótico de sus vidas, no condiciones especiales que evidentemente no es su día a día, de lucha, y ante la dicotomía de vivir o morir, elegimos vivir.

Esta entrada ha sido escrita por Elena Brocalero de Baobab Espai Comunitari

Naturaleza lugar para el juego

Baobab Espai Comunitari propuso un taller a las familias, crear un“Memory” en base a parejas de objetos que encontremos en la naturaleza cercana para construir el juego.

Cuántos detalles que dejamos de ver, colores, formas, simetrías, y la paciente búsqueda de esos tesoros, piedrecillas casi idénticas, ramitas del mismo tamaño, etc.

En un mundo donde los ojos prácticamente se quedan paralizados frente a pantallas, sin siquiera pestañar, esa experiencia lúdica libera el sentido de la vista y la alegría de la búsqueda y el encuentro. Desde Baobab os decimos, realizar este juego es una buena excusa para salir por allí a explorar el universo de aquí al lado, del parque del barrio, o algún hermoso jardín.

A salir, el sol nos llena de vida.

Escuela de Verano entre Mujeres Poderosas

Hoy os queríamos contar con más detalle, y con motivo de que ha salido a las calles, la que será nuestra primera Escuela de Verano, MUJERES PODEROSAS.
Hemos estado pensando como les gustaría a los y las peques pasar las mañanas de manera amena y divertida… ¿Y si tuvieran la oportunidad de conocer a mujeres increíbles que les acerquen, y les sitúen en el mundo países lejanos?

 

Pues ahí va, siguiendo nuestra línea, esta propuesta lúdico creativa donde descubran artistas del mundo como si tuvieran la experiencia de un viaje fantástico a través de personajes únicos, como Frida Kahlo, Chimamanda, Tamara Rojo.
A su vez trabajaremos el concepto de cómo ocupamos el espacio (parque, escuela, ciudad…) como a través de la intervención, los niños y niñas pueden expresar como quieren relacionarse con el espacio que les rodea. Daremos los elementos para que recreen los espacios como les hace felices.

Todo ello lo conseguiremos a través de dinámicas, juegos donde se trabajarán manualidades, mediante materiales reutilizables.

¿Cómo será un día de actividad? Comenzaremos la mañana dando la bienvenida a los y las participantes, haciendo una introducción sobre lo que vamos a descubrir durante el día de actividades.
Haremos presentación de estas mujeres poderosas y el país que vamos a conocer, llevaremos a cabo juegos, dinámicas y manualidades con la finalidad de acercar al público infantil el tema que tratamos.
Seguidamente haremos un descanso, donde podremos tomar el almuerzo, y descansar.
Continuaremos la mañana, con otra actividad donde acabaremos de conocer el tema del día.

Pero eso no es todo, los viernes, serán viernes familiares, donde abriremos la escuela a las familias y así poder compartir tiempo todos y todas juntas, y favorecer la relación intergeneracional.
El último día, como colofón de esta gran experiencia, acabaremos la escuela con pompas de jabón gigantes!!!!
Ofrecemos la oportunidad de disfrutar de días sueltos, una semana o las dos completas, la segunda quincena de Julio, en la Escuela de Danza María Carbonell, poblados marítimos. Y también concretaremos fechas para la primera quincena en la Asociación El Ventanal, barrio de Zaidía.

Para más info no dudes en escribirnos a parlem@baobabocicreatiu.com o llamarnos a los tlf: 658.63.03.62/699.02.11.10

¡Te esperamos!

Soñar es el primer paso para construir nuestra realidad

Un idioma nos permite describir lo que vemos representado en lo que llamamos realidad, nuestra realidad, que a veces oponemos a los otros y las otras, como la única verdadera.

Pero qué pasa, si a niños, niñas y adolescentes este discurso único, impacta en sus deseos más profundos, sus profecías, su predisposición para desarrollar aspectos de su personalidad.

Es lo que de alguna manera siempre está presente cuando en Baobab Espai Comunitari planificamos nuestros talleres, encuentros. En qué pueden nuestros talleres aportar en la afirmación de la creatividad, la confianza y el sentirse libre y autónomo para interactuar con “nuestros materiales”.

En el proceso de nuestros talleres, somos muy activas en el dejar hacer y estar atentas al impacto que puede tener nuestro propio discurso con los que hacen parte en, por ejemplo “La ciudad que imaginas” no hay que pedir permiso para soñar y hacer, porque puede que ese proceso haga que tenga efectos reales y vivamos en las magníficas ciudades construidas por niños y niñas.

Irene Diez

Baobab Espai Comunitari

Poner en valor el juego libre y espontáneo

El juego en nuestra sociedad actual está poco valorado, juego libre y espontáneo, incluso se ve como una perdida de tiempo. A los y las peques se les llena sus horas fuera del horario escolar con más actividades dirigidas y pensadas para conseguir una nota a final de curso. Actividades extraescolares, deportes, clases de repaso para hacer deberes, etc.

Muchos estudios han demostrado sus múltiples beneficios y sus ventajas sobre cualquier otro tipo de aprendizaje infantil. Para beneficiarse de todas sus cosas buenas el juego se debe de practicar de forma libre, espontánea y autorregulada. Sin fines ni objetivos marcados, simplemente el fin de pasarlo bien y con las reglas que creen los y las participantes en él. Pero con el “desarrollo” de esta sociedad nos hemos ido dando cuenta que el instinto de jugar, al no desarrollarlo plenamente, lo estamos perdiendo. Los niños y niñas no tienen espacios para desarrollarlo libremente. Vivimos en ciudades tomadas por los vehículos, donde se transmite la idea de miedo a estar en espacios abiertos y nos estamos acostumbrando a quedarnos en casa “jugando” con aparatos tecnológicos, juegos dirigidos y con normas establecidas exteriormente. Sin contar, como hemos dicho al principio, el tiempo que roban al juego las clases extraescolares y los deberes.

Como nos dice Heike Freire “deberíamos tomarnos el juego más en serio” e intentar conseguir un equilibrio entre el juego libre y el desarrollo tecnológico.

¿Debemos enseñar a nuestros/as peques a jugar?

Hay muchas veces que lo hacemos inconscientemente con la excusa de evitar que se equivoquen o que no se entretengan en otras cosas superfluas, o para evitar que pierdan el tiempo. Tenemos que hacernos conscientes que cualquier “ayuda” externa lo que consigue es crear confusión en el juego. Heike Freire nos dice “Para crear orden, los pequeños necesitan partir del desorden, para hacer algo correctamente, es preciso que se equivoquen, para construir su mundo primero deben destruir el que nosotros les brindamos”. Debemos asumir que dentro de si mismos tienen todos los recursos, sabemos que es difícil reconocerlo cuando estamos rodeados de “expertos y profesionales” de todo.

Durante su tiempo de juego no hace falta que les aprobemos verbalmente con un “muy bien”. Simplemente es necesario que estemos presentes, dejándonos sentir, esto ya es un acto de amor para ellos y ellas. Claro está que siempre debemos ayudarlos si reclaman nuestra ayuda, pero evitar el dirigir, seducir o sugerir algún cambio en su juego.

¿Qué tipo de juguetes?

Existen dos tipos de juguetes:

los estructurados, los cuales ofrecen pocas opciones de juego porque suelen dirigir el juego y por lo tanto limitan el desarrollo de la creatividad. Son juguetes prefabricados que les roba el placer de crear algo por sí mismos. ¿Donde se encuentran estos juguetes? En los súper y tiendas de juguetes.

los no estructurados: no tienen un fin concreto, permiten un juego más abierto y libre de estructuras marcadas como”apretar botones”. Son muy buenos para desarrollar la fantasía, la imaginación y motivan a moverse. La naturaleza es un gran proveedor de juguetes de este tipo como son: palos, piedras, tronquitos de madera, corcho, semillas, piñas, conchas…. También en casa puedes encontrar materiales no estructurados para jugar como son: cajas, cartón, rollos de papel, pinzas, yogures vacíos, tapones de plástico o de corcho, hueveras, telas….muchos objetos que para algunos es basura para los peques puedes ser la oportunidad de vivir una aventura maravillosa.

También puedes jugar con tus hijos a hacer tu propia pintura y a experimentar con los colores. Con la remolacha puedes conseguir rojo, con el musgo cocinado conseguimos el verdes y amarillos, con tierra y barro tenemos el marrón…. Hay infinidad de posibilidades.

Y para terminar, volver a lo que hace unas semana comentaba mi compañera Elena Brocalero sobre repensar los espacios de juego tanto a modo particular en cada familia como en los patios de los colegios. Debemos pensar que estos espacios de juego deben satisfacer las necesidades de naturaleza de los y las peques, para poder desarrollarse plenamente. Que la zona de juego tenga zona de arena y vegetación, para poder hacer canales, túneles, hoyos, montañas… Zonas con arboles, arbustos y setos donde puedan escalar, correr y saltar sin miedo a caerse. Zonas donde puedan construir, destruir, crear y reconstruir con elementos de la naturaleza. Hacer zonas de juego mas naturales y menos artificiales al ser humano.

Escrito por Laura Casla – Baobab Espai Comunitari

Basado en el libro de Heike Freire “Educar en verde” y en el blog Tierra en las Manos “Porque todos los niños deberían jugar con materiales no estructurados”

Espai Comunitari

Cuando nos autonombramos como Baobab Espai Comunitari, estábamos expresando una parte muy importante de la identidad del trabajo que vamos realizando.

Creemos que el espacio común; la calle, la ciudad, la ciudad imaginada, el espacio enmarcado por la pedagogía verde, las emociones que rescatan la humanidad de sus habitantes, es el lugar donde en comunidad podemos construir diferentes opciones, soluciones o simplemente conversar y crear sinergias para proyectos vitales.

El camino hacia ese “Espai Comunitari“, es la decisión de participar. En estos días, muchas personas han llenado con su presencia calles de sus ciudades para expresar, su indignación, su protesta ante atentados contra sus derechos sociales, ha gritado lemas, ha movilizado la opinión pública, ha generado diálogos, y potenciado la creatividad ciudadana.

Nosotras, no desistimos de ese primer impulso y sentimos que el compromiso para hacer dentro del “Espai Comunitari”, trasmitir, compartir y recrear saberes, hablar de nuestras emociones para llenar de nuevas dimensiones nuestras vidas, reciclar desde el plástico hasta las conductas que impiden el compromiso con la naturaleza.

Seguimos, nos vamos viendo, entremos, es el momento para buscar los nuevos contenidos a nuestras instituciones, para la humanidad y su relación con la naturaleza, para el amor en estos tiempos.

Somos ecodependientes e interdependientes

El día 22 de abril se celebró el Día Internacional de la Madre Tierra. Y que mejor manera de conmemorar fecha tan señala para Baobab Espai Comunitari, que escribiendo en la entrada semanal del blog, sobre algunas de las reflexiones que expone Yayo Herrero  a quién os recomiendo que leáis, o mejor todavía, si tenéis la oportunidad, escuchadla.
En este primer acercamiento, y de manera muy sintética y reducida, comenzaré introduciendo el ECOFEMINISMO, corriente que pone al ecologismo y al feminismo en diálogo, y nos permite entendernos mejor como especie y comprender mejor las relaciones de seres humanos y naturaleza, y también la relación de los seres humanos entre nosotros y nosotras.
La vía constructivista del ecofeminismo, sostiene que se han impuesto ciertos roles y papeles en función de la división sexual del trabajo. A partir del desarrollo de la economía como la conocemos en la sociedad occidental, se ha construido una cultura y una forma de organizar la vida que sistemáticamente le ha declarado la guerra a los cuerpos y a los territorios.
Parémonos a pensar en cuales son las bases materiales que sostienen la vida humana:
Somos seres ECODEPENDIENTES, es imposible pensar la vida humana al margen de los ecosistemas, al margen de la biosfera y al margen de la naturaleza. Somos parte de la naturaleza, y no está a nuestro servicio, como hemos asumido por la lógica de la acumulación. Así que como tal dependemos radicalmente de los procesos, recursos y de las dinámicas que se dan en este sistema complejo y finito, que es la naturaleza.
Y además somos seres radicalmente INTERDEPENDIENTES, es imposible pensar en la existencia de un ser humano en soledad, durante los primeros años de crianza no podemos concebir la supervivencia sin la existencia de gente alrededor que le está dedicando tiempo y energía a la supervivencia. Lo mismo ocurre con personas mayores, personas con alguna enfermedad o necesidad especial. A lo largo de toda la vida, pero sobre todo en algunos momentos, la vida humana depende radicalmente, del trabajo que otras personas nos dedican.
Esta dependencia viene dada por el hecho de que los seres humanos, vivimos en cuerpos que son vulnerables. Aunque en nuestra cultura se invisibilice, los cuerpos envejecen, mueren y son finitos y por tanto en su evolución estos cuerpos vulnerables necesitan de este trabajo de otras personas que hay alrededor, pero que también existen límites en su vida y en la capacidad para cuidar de la vida humana. Por los roles que impone la división sexual del trabajo, estas tareas de cuidados, son mayoritariamente realizadas en un espacio privado invisible, los hogares, y son mayoritariamente realizados por mujeres.
Sin embargo, hemos construido un sistema económico que no conoce límites, que necesita crecer de manera permanente y continua y esto nos somete a una contradicción importante. Nuestro modelo social y cultural, permanece ajeno e invisibiliza precisamente aquello que le permite estar vivo.
Algunos elementos que han provocado un cambio radical en la manera de entender la ecodependencia y la interdependencia .
-Reducir el concepto de valor, al concepto de precio. Hace desaparecer los bienes y procesos que mantienen cotidianamente la vida: la polinización, el parir, una vejez que merezca la pena vivir, QUE NO TIENEN PRECIO, Y ADEMÁS SON INSUSTITUIBLES, una vez deteriorados o pasan cientos de años para recuperarlos, o directamente no se pueden volver a regenerar.
-Transformación que se produce, cuando la producción pasa a ser la generación de valor en términos monetarios , y deja de ser simplemente la obtención de bienes y servicios necesarios para satisfacer necesidades. Cuando pasamos a medir la producción en términos monetarios, dejamos de preguntarnos sobre la naturaleza de la actividad que sostiene esa producción, y llamamos producción igual a fabricar cualquier cosa, aunque desde el punto de vista de la satisfacción de las necesidades humanas y del bienestar, sean radicalmente diferentes.
Cuando el valor, sólo es una dimensión económica, directamente queremos que esa dimensión crezca al máximo posible y aparece este mito del crecimiento, que sostiene que incrementar los valores en el ámbito de lo monetario es sistemáticamente bueno, y dejamos de preguntarnos sobre la cuestión del reparto de esta riqueza, de qué? para qué? Cuanto? y cómo se produce? llegando en el extremo a la situación que tenemos ahora. Economías que han crecido, a costa de la transferencia de materiales, energía y trabajo humano de otros lugares, donde a su vez esos huecos quedan sin cubrir. ¿Una ciudad produce algo para estar vivo? tenemos que traer sistemáticamente de fuera energía, materiales, alimentación y sacar fuera los residuos que se producen. Son economías que crecen y se sostienen a costa de otros cuerpos y otros territorios.
Llegamos a la reducción de lo económico, a la esfera de lo que tiene precio, de lo que se compra y se vende. Lo que ha conseguido es que se acuñe una nueva noción de trabajo, y se distinga entre producción y reproducción. Trabajo es el trabajo remunerado a cambio de un salario y todas las tareas que se encargan de sostener cotidianamente la vida humana, es todo lo demás, no trabajo, que se recluyen en un espacio privado, que por no medirse con la vara del dinero pasa a ser invisible.
Como pautas para poder transitar hacia otro modelo, debemos volver a resituar al ser humano como parte de la naturaleza , asumir la dimensión ecodependiente de la vida humana, devolver el valor de las relaciones entre las personas y asumir esa faceta interdependiente de la viuda humana, como los elementos centrales. Lo que está en riesgo son las bases de la propia condición humana, y nos hace humanos entender los limites , los limites de la naturaleza no es una opción , es un dato.
Como trabajo personal, deberíamos preguntarnos cuales son las necesidades del ser humano, que hay que producir para satisfacer esas necesidades, y en función de lo anterior, los trabajos que son socialmente necesarios.